Los profesores de secundaria llevaban tiempo diciendo que cuando el alumnado estaba en el hall, era difícil comunicarse. La reverberación hacía más difícil la convivencia. Al día siguiente de la instalación de los paneles, se miraban extrañados, sonaban diferente! y no necesitaban levantar la voz para entenderse. Realmente un acierto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *